Querido Diego,

Como un ciclón entraste y así te vas. Ghymers nos dejas un extraño vacío. Estaba inmerso en mi tesis con las teorías del complejo expresivo, la fantasía y C.P.E. Bach y ahora todo se ha parado. Bien mirado, si alguien representa de manera absoluta aquello que intento plasmar en mi tesis eres tú. Fuiste el primer reto que Luca me puso delante hace 14 años cuando comenzaba mi colaboración con él. El reto de tener un alumno solo un año menor que yo, con un volcán de ideas sugerentes y caóticas, con un andar desgarbado, con un acento cautivador y con una amistad abierta y sincera. Yo aprendí contigo más de lo que te pude enseñar. Tenía la sensación de dar clase a una especie de Thelonious Monk y Glenn Gould a la vez, con problemas técnicos que aportaban a tu interpretación algo mágico… cómo dar clase a ese torrente de imaginación, intentando ayudarte sin estorbarte.

Sí, yo aprendí más que tú.

615797 184395715029474 617989234 oEmprendedor, aventurero, bohemio. Bélgica, Chile, España, Inglaterra, venías de todo el mundo y hacías de todo. Desde tu restaurante griego Mikonos a la empresa de construcciones que hizo nuestro Musikeon. Y seguro que tantas otras aventuras vitales que ni sabré que has emprendido en tu corta pero intensa vida. Aunque tu espíritu siempre estuvo abrazado eternamente por la música. Yo aquellos aquellos años fui testigo de tu desesperación por ser músico, por dedicarte a la música… – Pablo ¡quiero ser músico! – Me dijiste entonces… y ya lo eras, y yo te miraba, no como al alumno sino como al colega. Solo hacía falta que te lanzaras, y así fue. La última clase fue con una Toccata de Froberger y una pieza a lo Thelonious Monk que habías hecho o tal vez fue una transcripción genial. No sé si fueron dos o tres años de clases… pero serán inolvidables: las que más me hicieron pensar, las que más me inspiraron… las más difíciles. El resto del camino fue tuyo, y siempre inspirador para nosotros. Pero la parte de tu camino que recorrimos juntos siempre quedará conmigo.

Y sí, yo aprendí más que tú.

Pablo Gómez Ábalos in Memoriam Diego Ghymers